Korima PLACE

Evocaciones

Tres Patines o a La Tremenda Corte

Cuando toda la gente escuchaba a Tres Patines o a La Tremenda Corte, como en realidad se llamaba ese programa radiofónico del género de comedia, producido en La Habana, Cuba, hasta 1959 y escrito por un español nacionalizado por la isla a raíz de la Guerra Civil llamado Cástor Vispo.

A estas tierras mexicanas llegaría mucho después. Al programa, que en algún tiempo apareciera también en televisión, lo adoptamos como si fuera un producto propio. Fuéramos trepados en el carro, estuvieras comiendo en la casa, era imprescindible, para el ánimo de los oídos citadinos, que a esa hora de la tarde escucháramos ese inconfundible llamamiento: ¡Audieeeeeencia pública: el tremendo juez, de la tremenda corte, va a resolver un tremendo caso! Aparecían la voz de Aníbal de Mar en su papel del juez y la de Miguel Ángel Herrera como el secretario:

“Buenas noches, secretario.” “Buenas noches, señor juez.” Luego de un preámbulo de informes, multas y regaños, con un pase de lista, lo que todos esperábamos: se traía hasta la tribuna a todos los implicados: Luz Maríaaaaa Nananina: ¡Aquí como todos los días! Rudecindo Caldeiro y Escobiña: ¡Presente! José Candelario Tresssspatines: ¡aaaaa la reha! Protagonizados, ni quien lo supiera a la mera hora, por Mimí Cal, Adolfo Otero, y el infaltable Leopoldo Fernández, respectivamente, para que vayamos sabiendo de una vez algo de estos actores proverbiales, en cuyos episodios este último siempre victimaba a los primeros, a veces en complicidad con su mamita, con una singular pillería, y éstos, iracundos, lo hacían comparecer ante un juez en la corte internacional, donde se desataba el enjuiciamiento, y los juegos de palabras, como la mejor defensa. La vagancia insuperable de Tres Patines y la excusa que intentaba su salvación nunca lograda, por fin recibía una sentencia en multa que se dictaba bellamente, sí, con una décima recitada por el juez.

..

Del libro Estar y No. Juegos de la Memoria.


Miguel Ángel Avilés Castro
Sígueme
Últimas entradas de Miguel Ángel Avilés Castro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×