Korima PLACE

Evocaciones

Por los Juanchis de este mundo

Por los Juanchis de este mundo

La mamá de Juanchi era puta y él lo sabía. Era un niño pecoso de ocho años que no hizo la tarea cuando la maestra le pidió a la clase que escribieran qué hacían sus mamás. Enrojeció hasta las orejas y casi se orina encima cuando empezaron sus compañeros a pasar al frente. Vino el descanso del recreo y el niño no se movió de su lugar, la maestra se acercó y Juanchi empezó a llorar contándole lo que sabía de su mamá, entonces lo abrazó muy fuerte mientras pensaba. De repente le dijo: “Escribe, escribe Juanchi que yo te ayudo”.

Al volver del receso, una voz firme llenó el salón diciendo: “Mi mamá hace el trabajo más difícil del mundo pero alguien tiene que tener la valentía de hacerlo. Ella, ayuda a las personas con ciertas necesidades, dándoles muchos abrazos y cariño para que se sientan tranquilos y después no vayan a otro lado y puedan llegar a lastimar a otras personas. Mi mamá es una buena persona y es muy valiente. Cuando yo termine la escuela voy a ayudarla mucho para que ella no tenga que seguir haciendo este trabajo”.

Después de sentir la ternura con la que alguien limpió el cristal a través del cual solía observar las cosas, una vez renovada su fe y su mirada, desde la altura de sus 8 años y la imparable nobleza de su corazón, Juanchi pudo pasar al frente a hablar de su mamá. Y fue su maestra, el puente grande y generoso que lo llevó de la mano sin soltarle, a la salida de la más desoladora decepción al más grande de los orgullos.


Últimas entradas de Malena Sorhouet (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×