Korima PLACE

Evocaciones

Pase ud, Licenciado

Una tarde de verano de 1990, me dice mi gran amigo y hermano David de La Paz ¿ puedes acompañarme a Comondu ahorita. Regresamos mañana? Si.
Y ahí vamos pasadas de las cinco. Entre charlas y recuerdos, llegamos al Valle. Cuando pasamos por Villa Morelos pregunto ¿ Oye hermano a que vienes? Traigo un encargo del licenciado Manríquez, para tu hermano Heriberto.- David era el principal operador político.
Se me ocurrió otra pregunta ¿ Reservaste habitaciones? Si. Las hicieron en el Conquistador. Ah, ok.

Entramos a la ciudad y enrumba hacia la casa de Heriberto. Este nos recibe con cariño. Y sin más preámbulo nos lleva a la mesa. Mi hermano generoso como fue montó un espectáculo gastronómico apetecible; camarones, langosta, frijoles refritos , salsas. Y una sopita de almejas. Con el rabillo del ojo veo que David se va directo a los frijoles refritos que aquí entre nos es su alimento preferido. De los beans a la almeja. Y de esta a los frijoles. Yo le entro a todo.
Después de la cena vienen los postres y entre ellos un chacoteo entre los tres,. Carcajadas a rabiar y al borde del desmayo. A las once, me Mira David y me hace señas de que Vamonossss.

Nos despedimos. Y ahí vamos por las calles de la ciudad. Noto en la frente de David sudor. Y veo que le clava contra su costumbre la patita al acelerador.
¿ Qué pasa hermano? El sudor no cesa. Tampoco los acelerones de la nave. Sube obvio la velocidad. Y sigo preocupado. Y vuelvo a preguntar ¿ Qué pasa ?
Y no le queda más que confesar “

Me urge llegar al hotel. Ya no aguanto quiero ir al baño.”

Ya sabiendo el problema y llegando al hotel me bajo corriendo. Le pregunto a la recepcionista por las habitaciones. Y dice con un tajante no. Y no hay. Estamos llenos.

Observó que al costado de la recepción hay un baño. Volteo a. ver a David y me manotea. Salgo a la calle y abro el carro y lo llevo al interior del hotel.
David saluda a la gente que está en la recepción con un buenass nochessss, apretando los labios y arrastrando las patitas. Lo conduzco al cuartito. Abro la puerta y exclamo con alto volumen – Adelante Licenciado!

Otra vez a la recepción. La muchacha me ve asombrada. Y asustada. ¿ Que hizo señor? Hice que mi jefe pasara al baño. Eso hice. Tenía emergencia.
Del cuartito salían ruidos raros. Unos quejidos y resoplidos- ahhhj, argghhh. Y al final un asaasss.

Otra vez la muchacha me habla- ese cuarto no es baño. – Tenga. Y me extiende un papel sanitario.

De manera discreta me acerco al cuarto que era una bodeguita. Y aviento el rollo.

Y otra vez a la recepción. Y la muchacha está con otro semblante y muy amable me dice. Perdóneme fíjese que si hay reservación.


Jesús Chavez Jimenez
Últimas entradas de Jesús Chavez Jimenez (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×