Korima PLACE

Hay quienes somos tercos

Si perdiera la voz
y no pudiera ni en grito
ni en susurro decir cuanto te quiero
podría hacer poemas
escritos a medianoche a plena luz
despierto en duermevela
para entregártelos en cada amanecer como si fuesen rosas

Si por alguna razón se me extraviara el alfabeto
y no pudiera escribir
sembrar renglones
colgar de los tendederos de la vida las palabras
correr sangre sobre el papel
enviarte versos olorosos a tinta desde lejos o cerca
me quedarían estas manos
para soltarlas al aire como palomas libres
o para que te lamieran las manos como perros
o para que navegaran por tu piel
extraviadas como barcas sin luces

Si me cortaran las manos con que te escribo
con que te busco
con que te encuentro
me quedaría la luz de mi mirada
mis dos ojos como faros
como espejos
donde podrías leer mis letras
escuchar mis palabras
descubrir que sin ningún rubor
y en silencio te acarician

Y si mis ojos se cerraran
como se apaga el día
entonces yacería en todo cuanto fui
y en cuanto fuimos
Tú y yo
Nosotros dos
a la mitad de un día como éste
y como todos


Florentino Ortega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×