Korima PLACE

El Pushi - Miguel Angel Aviles Castro

Al pueblo de México, a los gobiernos del mundo y a la comunidad en general

AL PUEBLO DE MÉXICO
A LOS GOBIERNOS DEL MUNDO
A LA COMUNIDAD EN GENERAL

Atendiendo al principio de máxima publicidad y considerando las muestras de solidaridad con respecto al atentado que sufrió nuestro gato, El Pushi, hace un mes, sin que hasta ahora sepamos con certeza que o quién causó las heridas que pusieron en peligro su vida, consideramos que es nuestro deber decirles, a modo de gratitud, que él, cada vez está mejor y pudiéramos decir que se ha recuperado al cien por ciento, a no ser por esa agarradera que, por su bien aún traen puesta, la cual, según mi sobrino Darío que es un veterinario bien chingón, se llama aparato de Fijación Esquelética Externa y algunas otras manías que de tiempo para acá nos ha mostrado.

Nosotros, quienes solo le hemos inculcado los más nobles valores, nosotros, que con cartilla moral en mano, le hemos dicho, le hemos pedido, le hemos rogado que se conduzca por el camino del bien , nosotros que del amor hicimos un sol maravilloso romance tan divino y que le hemos dado todo para que no termine como uno más de esa pandilla felina callejera de Manhattan, solo hemos estado para su convalecencia y , por tanto , nos resulta preocupante que en este proceso haya pasado de ser un gatito de seis meses puro y casto , a un gato ,si bien noble y cariñoso como ninguno ,si a quien le da por ser ,con recurrencia , un gato curioso , por no decirlo con todas sus letras : un gato muy observador o ,de plano , muy mitotero , lo cual hace que, a veces ,se le conozca como Don Argüendes .

Cómo si esa fuera la encomienda del jefe de redacción ,como si Jeremy Bentham o mi tocayo Foucault, ,como si desde ese único punto le permitiera observar todito ,se trepa en una silla ,luego en una mesa y enseguida posa sus manos en el barandal y dueño y señor de la terraza ,se pone a observar todo acontecer del dia o de la noche – el sol, las estrellas , una lluvia , un señor que escupe como dragon , esos árboles , el churro móvil ,esa doña que está igualita a Jorge Arvizu, una iglesia , y la multitud de voces que el Pushi no alcanza a descifrar para saber si en ellos está una pista que lo lleve a saber que pasó esa noche o esa madrugada o ese amanecer , cuando estuvo a punto de no contarla .

No obstante estos ” padeceres ” que pueden caber en su normal desarrollo de su personalidad animal – que no sé si nazca ,crezca ,se reproduzca o muera o suceda algo extraño – el Pushi renació debajo de ese carro ,gracias a una niña-mujer que ama la vida y supo que hacer en eso casos para que lo que vimos – un harapo , un muñeco de guiñol , una hojalata ,volviera de ese lugar cercano al mas allá donde estaba y , moribundo como lo vimos , sea este que , muy a la sorda , en eso de buscar tres pies al idem de quién lo dejó más ensangrentado que una pelea entre Sugar Ray Robinson contra Jake LaMotta.

Él no nos dice nada pues ante todo ,como buen investigador de su propia causa respeta la secrecía de su acción penal por particular y no suela prenda . Sin embargo , ya se habla de que pronto habrá noticias que sorprenderán a todos .

No podemos dar más detalles pero sabemos que más de una mascota ha sido interrogada sobre lo que pasó esa madrugada entre cuatro a seis de la mañana . Hay más de uno que está dispuesto a maullar o a ladrar a cambio de su libertad . Se dice ,incluso , que hay un gato protegido dispuesto a soltar toda la sopa .

El Pushi , mientras tanto ,da pasos de vida , y se trepa , a diario , escudriñando respuestas ,desde este balcón .


Miguel Ángel Avilés Castro
Sígueme
Últimas entradas de Miguel Ángel Avilés Castro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×