Korima PLACE

Evocaciones

Yo tomo café

Yo tomo café desde hace muchas tazas, una hornilla y un aroma de pláticas muy de mañana , en casa, donde un punto de sangre es el origen .

Era niño como el que sigo siendo ,cuando lloro , a veces o cuando me rio de la vida a la menor provocación , asi sea de una sombra que me sigue o de la charlataneria de quienes se creen que son todo ,siendo la nada.

De eso me rio y tambien en ocasiones lloro.

Yo por eso tomo café en el mercado desde hace muchas pláticas , un monton de amigos , y un titipuchal de historias contadas por los propios actores que la vivieron o supieron inventarlas.

Yo por eso lo tomo ahí, en ese lugar donde se finge menos ,diria una vez mi amiga Lucia o Luciana como tambien le digo y es que los mercados, junto con la iglesia principal y la cantina de mas emblemática , son los principales tesoros no escondidos de toda ciudad ,donde logras exhumar las mas bellas habladurias, como si de un mundo raro vinieran.

Por eso fue que un dia empecé a ir a este mercado ,quiza en busca de alguien que no ha vuelto o tal vez para tomarme un jugo de naranja como los que tomé en el mercado Bravo allá en el puerto , al lado de papá y un viento ligero y fresco como el que hoy corre.

Entonces fui un martes, digamos y luego el miercoles y el jueves y así ,como enfermarse con cualquier adición ,esta del café en la que recaia, pero en lugar de mis dealer de antaño – mi madre, una vecina , o mis tias en el rancho- ahora estaba doña Magui, representante eterna ,creí,de doña Elvira de quien ,siendo su hija , decadas atrás habia tomado la batuta de ese cafe del Mercado que llevaba su nombre – Café Elvira ( ” Fundado desde 1936 “)- con tal de que existiera para siempre o tres semanas despues,que mas da.

Doña Magui, de bondad a flor de piel y risa de quien lo está observando todo ,sin decirte , estuvo ahi por años dirigiendo la orquesta, recibiendo madrugadas, aguantando a cabrones , saludando a políticos , ofreciendo el pan y la sal , o mirando por la ventana con esos ojos chiquitos , como esperando una lluvia ,o la caida de una nube o o a un nieto o a ese menesteroso al que le daria un café y asunto arreglado.

Doña Magui,eterna, un dia , faltando cinco minutos para no creerlo , me dio la primisia, no sin asombro y carcajadas que ahí,en esos bancos hacia donde apuntaba, habian estado, horas antes la Mujer Maravilla, la Batúbela y Batichica , amanecidas ,llevando en sus espaldas blancos plumajes quienes , venidos de una noche halloween , pidieron un café negro bien cargado pa luego pedir,desde su ronco pecho ,tres platos de menudo al puesto de a lado , los cuales fueron devorados sin miserocordia y se fueron de ahí,como llegaron , quiza a seguir su parrada o ya quien sabe.

Nos reimos juntos y la soledad se nos quedó viendo de reojo.

Doña Magui, un dia quiso dejar todo aquello o fue convencida por sus hijos – los propios ,los que arropó con amor de madre- y se fue a casa , volviendo a ratos , como estirando un amor y una nostalgia que no querian irse.

Poco a poco , ella dejó el café y desde casa , por interpósita persona, nos llegaban razones de la sangre que seguia corriendo por sus venas.

Esta semana,sin embargo , dijo ” ya no mas” y antes de otro amanecer , como tantos , cerró sus ojitos chiquitos y nos dejó acaso la noticia para recibirla temprano , al llegar al mercado y saber así que la muerte pidió una taza de café y gustosa,como el trato que le dio a quien quiso ,fue a llevárselo.

Por eso les decia que a veces me rio pero tambien en ocasiones lloro.

Pero nada mas a veces.


Miguel Ángel Avilés Castro
Sígueme
Últimas entradas de Miguel Ángel Avilés Castro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×