Korima PLACE

Ramona - Omar Castro

Ramona

Ramona, muy joven salió del Rancho La Muela, ubicado entre La Paz y Todos Santos, entre 1915 y 1920. La fecha se pierde en la tradición oral familiar, como el teléfono descompuesto.

Viajó a la CDMX como trabajadora doméstica de una familia “pudiente” y en la capital conoció a Vicente Castro, del que poco se sabe y se casó con él, quizá en 1921 cuando gobernaba el país, Álvaro Obregón.

Allá nacieron sus dos hijas, Pilar y Antonia; en 1922 y 1924 respectivamente.

Sin embargo, Vicente le salió una “bala”; vivía de noche como vampiro tercermundista. Vago el chamaco.

Eso sí, la ropa y la comida, debían estar listas en su hora y en su sitio.

Ramona, solo esperaba una señal.

Y la señal llegó en forma de telegrama: “Papá grave. Solicita tu presencia”.

Cuando Vicente puso un pie en la banqueta, Ramona armó su fardo y emprendió valiente huida hacia la estación del ferrocarril con destino a Guadalajara, con una hija en cada brazo.

En Guadalajara enrumbó hacia Manzanillo, y en ese puerto, se embarcó en una chalupa de vapor y cabotaje, que la puso en la Bahía de La Paz.

Cumplió con las exequias de su padre, y posteriormente, radicó en La Paz, para criar a sus hijas, vendiendo tortillas y comida.
¿Cuándo volvió a México?

¡Nunca!

Ramona se había emancipado; una decisión impensable en esa época.

Vivió alrededor de 90 años, con 12 nietos y algunos bisnietos.

Le fascinaba el beisbol -escuchado por la radio- de la Liga Invernal del Pacífico y jugar con sus nietos al “Conquián” con la baraja española.

Mi querida y ejemplar abuela; orgullosamente sudcaliforniana…

PD. De Vicente -mi abuelo- nadie sabe, nadie supo…


Omar Castro Cota
Últimas entradas de Omar Castro Cota (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×