Korima PLACE

Priandemia choyera (déjà vu)

“A nosotros nos la peló un zorrillo y nos la dejó apestosa”, es la frase con la que el Chefo Moreno Rentería, y sus huestes, neochairos conversos por adecuación, dan por terminada cualquier discusión que casi siempre empieza de la nada; por cualquier tirito.

Lo que el Chefo Moreno y cohorte no sabían, es que el zorrillo que se las peló había sido contagiado (¡por ellos mismos!) desde muchísimo tiempo atrás con un virus del género Lyssavirus, familia Rhabdoviridae, o sea que el pinchi zorrillo sigue suelto y tiene rabia, y tampoco sabían (o se hacen pendejos) que esa zoonosis provenía de los muchos reservorios en los que el mismo Moreno y pares, como buenos mamíferos nómadas habían estado succionando con fruición en los periodos de transmisión, en la época de los murciélagos gordos, y habían ido brincando y libando de sigla en sigla, hasta llegar, casi todos (bueno, no todos: algunos de tan gordos no pueden ya brincar), a la reserva que actualmente está de moda. No hubo vacunas para prevenir tan enfermiza situación, y mucho menos cuarentena y remedios a corto plazo, según veo. Esta rabia va pa´ largo y en aumento…

(Apunte tomado en los pasillos del ISSSTE, parafraseando la rabia de muchos derechohabientes)


Emilio Arce Castro
Últimas entradas de Emilio Arce Castro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×