Korima PLACE

Dios sigue con la lluvia - Miguel Angel Avilés Castro

Dios sigue con vida

Llueve porque mi madre se acordó de mi y llora de gusto. Llueve y pienso en las madrugadas cuando la familia completa viajaba rumbo al sur. Llueve después de todo y, también antes de acordarme de mis amigos, de mi padre y de mi tía Maura , ya llovía.

Al amanecer encontré la tierra húmeda y la mamá de mi amigo Ricardo descansaba en ella, como reposaba en su manera de querer con un abrazo. Llueve a la hora del café porque hay que saborearlo con esas gotas de pan. Llueve en los ojos de Y y de R porque hoy saben, con dolor que, en un de pronto, los amigos pueden irse.

Llueve y la lluvia a ratitos se esconde y luego regresa ,juguetona, para mordernos los pies como la lengua húmeda de un gato. Llueve a esta hora , mientras el sol devora en una casa escondida la sopa del día. Llueve sin ti y contigo donde estemos. Llueve y alguien toca a la puerta, para avisarnos, que Dios sigue con vida.

( 22 de febrero de 2019)


Miguel Ángel Avilés Castro
Sígueme
Últimas entradas de Miguel Ángel Avilés Castro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×