Korima PLACE

El chaleco de Wyatt Earp, papá y los otros protagonistas

Este es el chaleco de Wyatt Earp que, como parte del traje que porto , me lo habia comprado miapa para que me amaneciera esa navidad.
Cuenta mi hermana mayor que él me lo puso y luego, muy orgulloso, me llevó a tomar esta foto a la casa de Los Palominos, los fotografos del barrio.

Ahora leo , después de que mi amigo Mariano Ceceña destaca el nombre de ese personaje cuando ve esta foto ,que Wyatt Earp nació un 19 de marzo de 1848 (también marxista y piscis como yo) y murió el 13 de enero de 1929.

Nacido en Monmouth, Illinois, fue un afamado mariscal que ocupó varios puestos policiales en el oeste de Estados Unidos.

Fue además uno de los protagonistas del tiroteo en el O.K. Corral en Tombstone, Arizona, junto con Doc Holliday, Virgil Earp y Morgan Earp.

Forma parte de las figuras legendarias del Oeste estadounidense cuya vida ha inspirado numerosos westerns y fue muy famoso en el Oeste estadounidense por su extrema dureza en el trato con aquellos que infringieran la ley, incorruptible y osado en sus procedimientos.

Su fama la logró en Tombstone. Durante su gestión como marshal perdió a uno de sus hermanos y otro quedó lisiado por la venganza de sus enemigos. .

No sé si m papi sabia todo eso sobre el personaje en cuestión o la compró al azar, con tal de que el benjamín de la casa estrenara algo, aunque no le llegará ni a los talones a este mentado mariscal .

Era una mañana de lunes 25 de Diciembre de 1972 , a una edad en la que uno no sabe de presagios ni de de ese día funesto que , a la vuelta de la esquina,estaba por llegar.

Cómo regalo para hoy , me gustaría que él volviera a ver esta foto conmigo, aunque ya no se sintiera tan orgulloso y ese traje nomás lo hubiera comprado al puritito azar.

Mary Carmen Alvarez Lopez me dijo una vez que esta foto era muy significativa . Ella , para mí ,también es muy significativa pero ese es otro tema. Destacaba ese parado que mostraba mucha determinación, una seguridad y una confianza de si mismo que en la vida se pierde en no sé qué momento.

Pudo ser unos meses después de aquella foto , o siete años antes, o el día de ayer o la vez que un niño temblaba por las noches como si tuviera mucha rabia por no saber cómo se para el tiempo como si saber pararse los corazones de un solo golpe para siempre .

Pero todo retorna : la confianza en uno mismo ,, marzo , la ilusión por la vida y hasta las ganas de ser sheriff para acabar noche a noche con tantos demonios .


Miguel Ángel Avilés Castro
Sígueme
Últimas entradas de Miguel Ángel Avilés Castro (ver todo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×

HolaHaga clic  para chatear en WhatsApp

×